domingo, 13 de enero de 2013

Consigna III

Dime, describe, explícame que es tu corazón,
acaso es aquel paisaje de flores y jardines silvestres
o sólo un cráter más de la luna de la perdición.
No encuentro siquiera el rastro que de ti dejaron los sueños
las vagas mañanas de cafe y quejas
o concierto sinfónico de tu soledad.
Qué eres, un ángel o un humano
una persona que ha perdido el camino a mi alma
o la demostración de que los milagros son sólo temporales.

Me tienes, en espera y franca paciencia
a tus pies y a tus manos
tal vez esperanzado en el extravío de tu intención
tal vez soñando que mañana no será después,
hagámos de una noche la escencia de una vida
perdamos el tiempo en palabras y miradas de ocasión
juguemos a que no nos conocemos mas allá de las caricias.
Si total, unas horas contigo pueden hacerme una vida.

Pero no me juzgues, no me pidas explicaciones de por qué te quiero
no lo sé hechicera, no lo sé.
Quizás sea por las heridad que curaste una mañana con aquella sonrisa
o sólo por aquella caminata en la que eclipsabas al sol;
tal vez sean los juegos bizarros de aparentar extrañarnos
o bueno, en los que yo te extrañaba.

Al final, como todas las fechas sin caducidad
eres el perfecto estándar para mi felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario