domingo, 6 de enero de 2013

Consigna I

Si supieras el verbo que aquí yace muerto
las estrategias suicidas y las manos atadas,
entenderías sin razones adyacentes
que a veces los actos dicen más que las palabras;
tal vez en una de estas lunas
tu humor, tu corazón y tus pasos
lleguen en grupo y coordinados
al zaguán olvidado de mis ojos
y puedas sin mas que un suspiro un beso ofrendar.

Si encontraras las salidas
del recinto perdido que es mi ausencia
podrías sin reparo sonreir con algunas ilusiones
que vagas pasean por mi casa;
no entiendas mis razones, no me pidas explicaciones
si total los arranques son fugaces y las muertes constantes
pero esta noche, con estas letras
quiero decirte sin reparos ni saltos largos
que quiero mi pasión darte.

Se que no tienes esperanzas ni intenciones
que la luz de mis ojos no te congracian
ni los vaivenes de las corolas te emocionan
en las noches frías en las que sólo tienes compañias;
pero a pesar de todo, a pesar de mis pesares
las distancias nunca son suficientes
puesto que de aquí en adelante
sólo serán sinceridades las que hablen
de noche a tus ojos de trasnoche. 




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario