miércoles, 30 de enero de 2013

A la vuelta de la esquina

A la vuelta de la esquina hay dos pasados
Que se cruzan en sensuales pases de torero
Esperando que el tonto de capirote deje los pasos
Metidos en sus recuerdos,
Dos escenarios vacios que penden de un hilo
Sobre el circo helado de mi corazón.

A la vuelta de la esquina esperan sendos destinos
Marchitos y caducos de esperar
Sin garbo, sonrisas ni referencias al por mayor,
Esperan una señal de negligencia
Que este loco cantor sin voz pueda dar
Para morirse ambas en una sólo suspiro
Porque están en edad de merecer.

A la vuelta de la esquina hay dos llagas sin pus
Que de vez en cuando se desangran
Un par de cuentillos que se atropellan frente al cielo
Para pedir sitio en el terrible edén de los que no tienen algo que esperar.
Son dos y felizmente no tres
Pues es una para cada ojo
Sin que necesite perderlos a razón de sus elevados costos de manutención.


No hay comentarios:

Publicar un comentario