domingo, 30 de diciembre de 2012

Reflexiones vespertinas

Día de verano que gravita en las ganas
a solas empapado de nada
con falsas esperanzas y días de veda
atónito, catatónico y átono.

Una línea que seduce mi alma
entre las calles rojas de miel de abeja,
cabizbajo y enternecido
por las aguas tenues que fueron sus ojos.

Anhedónico
meditabundo
laxo
complejo
derrotado
esperanzado.

A veces las cosas terminan como cuando empiezan
a veces las lluvias son sólo escenas
a veces las camas son sólo alquileres casuales
a veces la vida es sólo un alma envenenada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario