domingo, 9 de diciembre de 2012

Ella

Ella canta, baila y de vez en cuando reniega
a veces me quiere, un día a cada dos años
y pocas veces me regala un beso por las mañanas
sobre todo cuando recuerda que no soy algo más que un amigo.

La niña tiende a ser voluble, es un deporte de moda en las pasarelas de Madrid
juega a ser diferente, pero como todas es siempre de marfil.

No llora en las despedidas, ríe sin carcajadas guardando las normas
estila el pintarse la uñas, pues estas enmascaran las formas,
camina como lady, canta no ninguna, vive a puertas cerradas
y por sobre todas las cosas espera siempre que alguien le de una entrada
al concierto eterno de las ganas.

Ella piensa que merece las cosas y no lucha por ellas
pero que se hace, ahi ando yo para alcanzárselas;
no viste ropa con ropa vieja pues la nostalgia no es su fuerte
viste siempre de estrellas que no puede alcanzar
y es tan hermosa como el mejor atardecer al que nunca puedo tocar.

Siempre que puede me regala una sonrisa
y con eso me ilumina los dias, aún cuando se
que es sólo artificial si es de mi propiedad;
no pierde nunca una partida,
siempre sale a empatar...
pero en esta ocasión, a pesar de ella perder
si comparamos... a pesar de yo ganar
creo que me duele más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario