viernes, 4 de mayo de 2012

POEMA DE UN RESENTIDO A UNA SORDA


Haber querida, vamos a dejar las cosas en claro.


Ya me cansé de hacerme el tuerto y de que te hagas la mandona
ni yo estoy para bombero ni tú para enfermera,
convengamos simplemente que el uno no siempre nace del uno mas uno
y que las palabras, como el viento, son solo anecdotarios de días mejores.

No tengo intención de reclamarte ni de hacerme la victima
que de victima tengo tanto como de victimario,
pero tampoco te daré la lado luminoso de la luna
para decirte que todo pasa y que nada queda.

Habemos enfermos que buscan mas alla de lo que encuentran
y tipas como tú que solo dan lo que les queda
y como ni yo me conformo ni tú trabajas
por eso, mejor decirle hasta aquí nomás a esta puesta en escena informal.

No perdemos, si total ni yo te importo y tu ya no me sirves
las decepciones son solo los claros complejos de una expectativa demasiado alta,
el frío complejo de ser el menos indicado para la menos indicada
cuando el cariño es solo una sombra ciega del sentido común.

Este mensaje, que no quería escribir, no es revanchismo
porque no he sido derrotado y me duele mas estar que no estar,
el olvido presencial y el frió sepulcral son los peores males de esta vida
que ahora quiero vivir libre de complejos y delusiones imposibles.

Te agradezco mucho todo lo que viví
 y dejo en cero cualquier cuenta pendiente que creas que puedas tener,
no hay vínculos ni especias que aderecen el dolor para un mejor sabor
simplemente ahora soy consciente que hay cosas que nunca pueden ser, por un bien común.

Como ultimo pie de pagina, a esta loca forma de cerrar historias
te dejo una frase que ahora suena como infierno en el corredor,
amor de mis amores, el cariño que se dice tener se demuestra... no se canta
nadie se servirá de tus palabras si van vacías de detalles.

Quisiera no mandar esto y que todo lo que ahora no siento sea mentira
que el tiempo futuro pueda suturar las palabras no dichas y las almas perdidas,
pero ni el tiempo es compasivo ni la vida paciente
así que, por el bien común, a decir ahora adiós.

Dejo constancia que la forma no es la adecuada
pero total, mi "sensibilidad" y egocentrismo me hacen versar antes que dialogar
y como no soy bueno para lo uno ni para lo otro
da lo mismo perder el tiempo en un verso electrónico que en una frase tragicómica en vivo.

Tal vez alguna vez me des la razón o me la quites
pero entre tanto en tanto, creo que podré pensar en alguien mas
y dejar que nuestro infierno sea mi prioridad
para volverte a ver como la musa ausente que siempre debiste ser.

1 comentario:

  1. Señor Aranda me encanto su escrito tan poco pulcro pero muy sincero

    ResponderEliminar