martes, 17 de abril de 2012

Imágenes Inexistentes XVIII

No te pido más que una vez más
para ganarle el juego de cartas a la ilusión,
y domir de a pie con esta ilusión ahorcada por las patas
con el fino y constante consuelo de un día sin ti.

Dame una última conversación
para confirmarme con creces y obviedades
que no soy para ti,
pero que quede sentado en actas que siempre quise lo mejor para ti.

Ya ves, no perdimos ni siquiera el tiempo
te amé, me intentaste amar y fui fiel a tu cuerpo y a tus desvelos
pero el negocio con los afectos no se fecundan con los méritos
sino con las coincidencias sublimes que no supimos encontrar.

Olvidemonos del pacto de no volver atrás, de seguir con esto hasta el final
no tiene caso permanecer en la morada de un ciego que no te queire más
déjame decirte adiós con los días contados
y los años a cuestas para pedir perdón.

Aún tengo abierto el portón de la ilusión
pues se que alguién vendrá
por las huellas que dejaste borradas en la arena
y con esto no digo revancha, sólo quiero que sepas que solo no quedaré.

La vida no es un puñado de lágrimas para coleccionar
asi que te agradezco el esfuerzo y el tiempo
que ahora son solo anecdotarios de un cuento de hadas para muertos
por eso, de aquí en adelante, llevate la sonrisa forzada que algún día supiste regalar.

Después de tanto tiempo juntos, ahora estamos mejor de lejos
y no por lastimarnos ni por hacernos daño
sino por el simple hecho morboso que juntos no crecemos más,
somos el jardín de árboles que se ahorcan para no llgar al sol.

Y con estas lineas toscas y cortas para la historia que quiero contar
me despido, allanado a tu recuerdo y a tus intentos,
con un para siempre nunca más, hasta más no volvernos a ver
con el tufillo macabro de un asalto de recuerdos en la próxima hora de cenar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario