miércoles, 28 de marzo de 2012

Imágenes Inexistentes XIII

Hoy te cuento la historia del marinero capitán de barco de velas amarillas
con el fino y lento tiempo de un tango en París
o solo con el mestizo compañero que es mi corazón roto,
pensemos en los tiempos corridos de callejuelas estridentes
los besos de Channel
y las caricias abstractas en los muros de piedad y lamento.

Mi amor, querida, princesa, caballera de blanca armadura
este señor queda pendiente de tu respuesta y de uno de tus sonrojos
a causa de estas palabras malsanas llenas de esperanza y maldad,
tal vez, querida cielo de flores, permitas el silencio de mis manos en tus cabellos
otra vez
para poder volver a ser el dueño de la habitación contigua a tu corazón.

Un día como hoy, te regalo estos versos torpes y cansinos que no se saben suicidar
esperando que vuelvan hechos lágrimas en alguna botella de vino o ron de baja calidad
que tomaste en el bar de junto con algún novio de turno o el corredor de bienes raices de los sueños,
mientras tanto podré verte en los cinemas inmaculados del cielo
entre los montajes de reparto que hacen la nubes sobre ti
o en los espejuelos de cabaret que me regalaste anoche al partir otra vez.

Y aquellos desvelos con descanso médico y cama al portardor
son los que revuelven el cóctel de futuros y pasados que la cabeza se niega a recordar
aquellos cuentos de hadas para dos, que solo pudimos jugar en este juego irreal,
son tantos años de ti que ahora los minutos son verdes siluetas de antaño
llenos de muchos resúmenes, dictados y tareas pendientes
que la casa no basta para independizar.

Con este verso moteado cierro mi cuento, cierro mi súplica, cierro mi confesión
queda sin resolver la fecha exacta de tu vuelta al puerto de mi soledad
no olvides mandarme la postal de tu vida sin mi, tal vez asi me resigne a olvidar,
se despide el capitán, dejando estas palabras como olas aleatorias llenas de sal
para permitir que pienses en mi en las noches de lunes luego de trabajar
o me des el poco espacio que queda en la vida de una mujer que se cansó de llorar por mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario