miércoles, 29 de febrero de 2012

Imagenes Inexistentes VI

Hay un guardapolvo blanco manchado de lapiz de labios,
que son las huellas de una muerte seductora
prevista por Dios para decirme adiós.
El pequeño equilibro entre una mujer y un carbón
de dimensiones pasivas
que enamora el viento acaramelado de mis ojos grises.

Si tú vieras, mujer, el esculpido brote de mis brazos
acallados en los zapatos de un cansado deudor
encontrarías los tristes espacios del perdón al portador.
Tal vez perderia el tiempo en las redes de una cancion
para perder la nostalgia, el viento y la razón
en una butaca de cine en donde pasan una mala pelicula de amor.

Pasaremos a la siguiente página
del cuento brujas bordado de realidad
y en ese espacio vacío llenaré mis desvelos con la entrepierna sana de la verdad.
Para despedidas de mentira y acto teatral tenemos bastante
búscame un cigarrillo a medio dormir
y déjame cambiar el lado de la cama para volver a empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario