martes, 14 de febrero de 2012

Imagenes inexistentes I

Acariciando suavemente mis cabellos
con finos aires de ensueño
es que moras siempre en este encierro,
asolapada en las lúgubres y silentes
callejuelas virgenes de un destierro
de días festivos y eternos recuerdos.

Tal vez busques en mis nostalgias terrenales
la llave prendida en el candado de la ira
que retiene en mi alma olores de vida,
porque el espacio esta comprendido
de retoños de corolas muertas
y de cientos de juguetes usados hasta gastar.

Un espectro pasajero de piernas infinitas
que retuerce el pensar como llamas que crepitan
en el filo de un infinito mojado de alcohol y despedidas,
parafraseando estuertos ajenos
que piensan y sienten como propios
con aires de vida propia en tumbas de otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario