viernes, 3 de febrero de 2012

CAPÍTULO CERRADO

Hay dos cuentos imposibles de escribir
que terminan en una sola historia de horror
maquillada con lágrimas de bondad.

Sienes cansadas de pensar
en soluciones pasadas de moda
y estrellas simples pero lejanas de amar.

Pequeñas anécdotas de parques
que terminan en bóvedas de hielo
ausentes de toda luz natural y artificial.

Una despedida al pie de una almohada
y un suspiro restregado en la cara
para recordar que no debo recordar.

Un adiós sin mensajes ocultos
ni juegos de azar
con mantequilla y crema de afeitar.


Lecciones aprendidas a saltos de página,
no volver a creer en sueños eternos
para un solo día de amor.

Y este es el último escrito y la última despedida (la de verdad),
no mas gritos, lamentaciones, lisonjas ni extrañar
el último capítulo de un poema para dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario