domingo, 8 de enero de 2012

Ilusiones perdidas en medio de oficinas cerradas
recuerdos de alquiler para nuevos desvelos
y cierres de temporada de emociones equivocadas.

Destellos de divinidad en un cine medio vacio
en el que pasan la historia de mi vida
con asientos de dos por uno para parejas perdidas de amar.

Mares de lágrimas rojas en la cocina
donde el tiempo y el espacio son la suma de tu partida
y los pequeños motines de las cosas me recuerdan que no estas.

Hay una serie de consecuencias atroces en pedir perdón
sobre todo en el espectáculo circense de buscarte y no encontrarte
en donde los simples rastros se ven como cuerpos enteros.

Cuellos de botella en la almohada
sensaciones sutiles de estancia y remembranza
eternos pasillos de avión para historias cortas de vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario