domingo, 15 de enero de 2012

Hay una estela de ti...

Hay una estela de ti en mi almohada
un juego de llaves de la soledad
y un vientre alquilado para soñar.
Tengo desvelos por las tardes
ensueños con quiméricas imagenes a traición
y el viernes de infierno de una boca desconocida.

Estas siempre en los pasillos de un tren
en el te de noche con la realidad
con veinte razones para decir adiós.
Caminas por las estrellas artificiales
que dejó tu cuerpo al partir
un enero invernal en plano sofa.

Pierdes el tiempo entre las marionetas gastadas
de un burdel de veinticuatro horas
que uso para olvidar.
Tormentas de hielo en días de muerte
silencios en pleno amanecer
y un eterno todavía que aletarga el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario