lunes, 9 de enero de 2012

En algún lugar oscuro descansa una sonrisa
que iluminaba espejos enteros y mares de rosas,
hay un sitio en lo mas recóndito de nuestro silencio
que opaca el ida y vuelta de los miedos lejanos.

Tengo un corazón aparcado en el cerebro
que llena de angustia los latidos del día a día
y permite a mi alma ver los lazos muertos
de mi cama vacía de tu cuerpo y tus zapatos.

Donde queda el camino de sueños rotos
hay una grupo de ovejas que se cuentan entre ellas
e historias en medio de los meses y años que no pasan por aqui
cuando tu espacio sobra y las calles son solo artificiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario