sábado, 10 de diciembre de 2011

Pequeñas explicaciones

Hay una luna de queso al borde de la escalera
un pequeño sueño empacado para encomienda,
diarios apilados y tiras cómicas de los viernes en un sábado otoñal
de luces rojas y labios negros.

Hay un recuerdo aparcado en mi ventana
con una sonrisa y una lágrima bajo el brazo,
un pequeño sendero de dudas
y el eterno baile sensual con una foto medio gastada.

Hay un pequeño tentempié para el corazón debajo de la mesa
con su dosis de colesterol y frustración óptimas para la ocasión,
tengo un coctel de miedos y espantos
que son la frontera que no debo cruzar.

Hay una sueva piel de algodón en mi cama
el fuego hecho cenizas,
el perfecto cuentario lleno de excusas caducas
para decirte que te queiro.

Hay una fria sensación debajo del dolor
que detiene mi marcha y mi pensar,
y recuerda al valiente depresivo bipolar
que solo hoy es hoy y que mañana no volverás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario