viernes, 2 de diciembre de 2011

Balas de Plata

Un disparo a media tarde
un poco de aquello que tanto supe de ti,
días negros como copas llenas de vino
amaneceres tardios a la luz de una vela.

Un disparo con balas de plata para el insomne
el estrecho paso de una tonelada de tus recuerdos,
silencios lúgubres
escandalosas salidas del paso
frios ocasos de hielo.

Una sola bala y las cosas cambian
tal vez para menos, pero cambian;
hay una luz bajo mi sombrero
que busca contacto con los pies
un vendabal de mares entre mis ojos.

Un muerto con permiso de salida
una bala al lado izquierdo del corazón,
un espejo de goma y cal
una vida pasajera y pocos años de paz.
Tormenta de saco y corbata
para amenizar el callejón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario