sábado, 19 de noviembre de 2011

Soliloquio.

Tengo una idea
regalémonos flores...
de cemento y de plástico
flores de enmienda, de luto y de fiesta,
un ramo solamente
que demuestre que el tiempo es otoñal
solo por las tardes.

Y tengo otra idea
te regalaré un día anterior
un pulso con su latido
un bombeo con su sangre,
te daré el día menos pensando
el de ayer
el que nunca deparó un hoy
el que no prometió un mañana.

Tal vez puedas darme un camino inconcluso
una herida antigua con su alcohol para desinfectar,
un beso partido por la mitad
el hueso cansado de aguantar
un frenesí caduco
silencios
y mas silencios.

Pero son solo ideas
ideas sin ideación, sin ideal, sin identidad.
Una o un par... no lo se.
Ideas para morir, para vivir... para soñar que se vive.
Pero tengo otra idea,
me regalaré tu mano;
aquella boveda celeste en medio de cinco uñas.
Pero es solo una idea
si pensar no cuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario