domingo, 27 de marzo de 2011

PENSAMIENTO ORDINARIO

Me gustas desde aquella noche en la rivera de la gris ciudad
cuando golpeaste mi realidad con un poco de tu estupida cursileria,
en un momento en el que las palabras sobran y los pasos abundan
para caminar hacia algun lado y hacia ninguna parte.

Te vi reflejada en mi mirada tantas veces antes de saber que
no era un reflejo sino una introyección
que luego no supe pensar si es que estabas ahi o aqui.
Un lapsus de suerte en medio de la catatónica vida de este caminante.

Han pasado ya tantos años desde el cielo en la tierra,
caminamos tanto y perdimos tanto en el camino
que la lógica realidad sería dejar de existir
pero aun te veo en mis ojos a cada mañana en el espejo de mi vida.

La taza de café nunca es la misma sin ti
el verbo se seca en el tiempo ausente de mi memoria,
la calle se vuelve inerte a cada paso en solitario
mi alma canta su requiem cada vez que no estás.

En medio de este pequño espacio
sin verso, sin rima y sin orden
te doy las gracias por esta oportunidad de ser quien soy
aun cuando nunca fui algo sin ti.

1 comentario: