lunes, 28 de febrero de 2011

SILENCIOS (Subiendo la escalera)

Es de noche, superficialmente creo que sigo de pie. Hay un fondo musical de Mikel Erentxun (soy tan predecible) en medio de las largas notas de la ausencia; la extraño en medio de todo el recuerdo, cuando la nostalgia debería ser una cláusula ausente en este contrato unilateral del querer. Es lunes y hay tanto espacio que asfixia, tal vez por la monotonía o porque el oxígeno siempre es dual, pero siempre será de a dos por las razones menos pensadas y menos necesitadas. Al final ya no se cruzan las almas al pie del metal, aunque siempre habrá un puente que andar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario