viernes, 21 de enero de 2011

SENTIMIENTO ENCONTRADO

Una tarde inagotable; de recuentos, hazañas y muchas sonrisas. La princesa anda y atraviesa los huesos, con miradas cómplices y palabras exactas. Tal vez el día de hoy fue el presagio de una vida.

Expedición a nuevos mundos materiales e inmateriales; nueva cosmovisión recreando la vida. Ella de pie haciendo que esto sea posible y que (mas importante aún) sea creible. Las gracias sobran porque ya me canse de darlas... aún cuando las merece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario