domingo, 23 de enero de 2011

NOSTALGIA INVASORA

Pense que estos días serían eternamente lejanos, que no extrañaria como antes. Que este amor estaría lleno de calma y olas tranquilas pero me equivoqué. Hoy fue un acto de solo extrañar, de pensar y reclamar a la vida por la ausencia de quien por tanto tiempo estuvo ausente. Hoy solo quiero verla y decirle con las manos lo mucho que la amo y tal vez si el tiempo deja espacio también con los ojos.

Nostalgia de adolescente que cree que la distancia puede hacerle perder todo, que el tiempo emocional no basta cuando se enfrenta al tiempo físico y tangible. Hoy extrañar es el ejercicio constante y obsesivamente monótono. Pienso en ese recuerdo aun saliendo de las garras de un mal momento, aun esta ahí y hay mucho miedo.

En este momento la extraño mucho, contradiciendo todo lo que racionalmente estaba predeterminado. Un embrujo o solo el reflejo de viejos cadaveres que felizmente no murieron. Hoy la extraño a hemorragias de lamentos y solo eso puedo pensar. Hay soledad... a pesar de tener el recuerdo. Pero mañana reviviremos porque aparecerá fisicamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario