domingo, 14 de noviembre de 2010

XII

Para no alcanzarte he cortado mis alas
las unicas ganas que tenia de tenerte,
y ahora solo quedan las garras de la nada.


Te vi venir desde aquella vez
tal vez asustada o solo confundida
buscando las ganas que ahora me arrojas.


No estamos entre la gente
no somos nada ni nadie
pero vivimos, aun en esta distancia.


Y volveremos al camino o a al calabozo, pero juntos
porque ni tu ni yo estamos para estar sin estar
porque estamos mas o menos bien estando juntos.


Por eso, mi amada, ahora te obligo a oir
mas alla de mi voz y mas arriba del corazón
vive el día en el que volveras, porque ahí estaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario