sábado, 27 de noviembre de 2010

NUEVA ERA VIII

No tengo más que esto para ti
no quiero dar mas porque sería ser nada.
Son las reverdecidas palabras del hombre
las que enamoran jardines y fecundan flores,
porque el hombre enamorado habla
y el silente habla más.

No tengo más que el cielo de mis ojos,
tal vez solo una pequeña costra
comparado al eterno camino de tu sonrisa,
pero ahí esta, dubitativo tal vez
pero firme y confeso de todo lo que se le acusa
porque se es culpable por propia mano

No tengo mas que mi pobre fuerza
aquella que flaquea ante una sonrisa,
mi voluntad inamovible es solo cuento
cuando de ti sale algún viento verde,
las palabras de algo que aun es inexplicable
pero siempre acatable.

No tengo ni quiero dar más de lo que tengo
porque vale la pena
porque a pesar del silencio y la carencia
hay olor a sangre
y alma de martir
porque de ti nace lo que para ti va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario